miércoles, 23 de diciembre de 2015

Rotuladores para lettering (todos... o casi)

Éste es nuestro pequeño regalo de Navidad anticipado. Una guía bastante exhaustiva de rotuladores para lettering. Repasamos las principales marcas de rotus que podéis encontrar en el mercado para dibujar letras. Si no están todos, están casi todos los rotuladores. 

 

Hoy va dedicado a tod@s aquell@s amantes del lettering. Así tenéis algunas ideas sobre qué rotuladores pedirles a los Reyes Magos... jeje. Avisamos, el post es largo. 
Empezaremos con nuestros imprescindibles, que ya vimos AQUÍ: los Micron, los Tombow dual y el Fudenosuke. Los Pigma Micron de punta fina son ideales para la precisión y los detalles. También para usar la técnica de la falsa caligrafía

 
VALORACIÓN: Valen mucho la pena, tanto para lettering como para ilustración. Tienen un precio razonable y el único "pero" es que no son recargables.

Además, Sakura tiene otra versión: el Pigma Brush. Con una punta flexible parecida a la del Tombow dual, pero más fina. 




VALORACIÓN: Bastante fácil de controlar, permite hacer letras en cursiva de menor tamaño. Disponible en 9 colores (incluyendo el negro). Y con la calidad de tinta del Micron tradicional. Sobre los 2 euros cada rotu, aunque hay packs con todos los colores que salen mejor de precio.

Los Tombow dual pen, con una punta tipo pincel y otra de rotulador normal, son muy versátiles. Se usan mucho para letras en cursiva, de tamaño más bien grande.


VALORACIÓN: Son un auténtico imprescindible, sobre todo para jugar con el color (no os olvidéis del blender pen). El "pero" más importante (aparte del precio) es que la punta pincel se estropea con bastante rapidez y no es reemplazable. Tampoco son recargables.

El Tombow Fudenosuke brush pen. Con su punta cónica flexible permite conseguir letras más pequeñas que el Tombow dual. El hard  (punta más dura) está recomendado especialmente para principiantes y el soft  (punta más blanda) requiere un poco más de control de la presión. 


VALORACIÓN: Muy cómodo de usar, con un trazo muy fluido. La punta no se estropea como la del Tombow dual. ¿Lo negativo? Que sólo existe en negro.

Un rotulador parecido, para letras en cursiva de menor tamaño (y mayúsculas y minúsculas más "tipográficas"), es el Pentel Fude Touch Sign. También tiene una punta plástica (pero más blandita que el Tombow Fudenosuke) con la que se consiguen gruesos desde 0'5 a 2 milímetros. Aunque para mí personalmente me es más difícil controlar los trazos finos y conseguir contrastes con este rotulador.


VALORACIÓN: Muy parecido al Tombow Fudenosuke, y de un precio similar,  la principal ventaja del Pentel Touch Sign es que está disponible en 12 colores (como el azul de la imagen anterior o estos otros tres).



En la comparativa con la palabra "hola" vemos también un ejemplo del Kuretake Bimoji, que podemos encontrar con diferentes grosores. En éste caso hemos utilizado el de punta fina, muy parecido al Tombow Fudenosuke y el Pentel Sign, con un grosor de trazo de entre 0'5 y 1'5 milímetros. La tinta es resistente al agua una vez seca. Otros acabados de punta son: extrafino (grosor 0'3-1 mm), medio (0'6-3 mm), ancho (broad, grosor de 1-5 mm) y punta pincel media (medium bristles).


VALORACIÓN: La principal ventaja de este rotulador que imita la forma de un pincel tradicional es que tiene una sujeción de caucho (flecha verde) muy cómoda para los dedos. Cuando controlas la presión, puedes sacarle grandes contrastes, con la limpieza del Tombow Fudenosuke "hard" pero la flexibilidad del "soft". Sin duda, un buen punto medio. Cuanto más lo uso, más me gusta.Y ahora estoy probando sus otros grosores, hasta el pincel. Y también me encantan.


Seguimos ampliando la lista. 

El gran clásico en el mundo de los rotuladores es, sin duda, el Copic. Usado desde hace décadas por ilustradores y otros profesionales, ofrece una amplia gama de colores de tintas con base de alcohol, permanentes y de una gran calidad que, además, se pueden mezclar (¡hasta venden rotus vacíos para crear tus propias mezclas de tintas!). Son rellenables y existen recambios para las puntas. Venden también un rotulador transparente para degradar y mezclar colores. ¡Y hasta se pueden usar con aerógrafo!
Para caligrafía y lettering, los más recomendados son los Copic Sketch. Tienen una doble punta: pincel y biselada de tamaño mediano. 


La punta pincel es de goma muy blandita y, con poco esfuerzo, es fácil sacarle contrastes.


VALORACIÓN: Entre los "pros", su alta calidad, la enorme paleta de colores (358 para el Copic Sketch) y la posibilidad de rellenarlos y cambiar las puntas. El principal punto en contra es su precio. Entre 5'5 y 7 euros cada rotulador. Aunque también pueden encontrarse packs de 12 rotus con un precio algo más ajustado.

Otro de los rotuladores más conocidos, sobre todo en América, es el Sharpie. Es un rotu permanente con el que puedes escribir casi sobre cualquier superficie: plástico, cristal, CDs... Aunque NO los recomiendan para tela. La tinta, resistente al agua, es de secado rápido.

Para el lettering, el más usado es el Sharpie Twin Tip, con una doble punta: una fina (1 mm) y otra ultra fina (0'3 mm). En España se encuentra en negro y 10 colores más. 

Imagen: sharpie.com

VALORACIÓN: Son una buena opción para llevar el lettering más allá del papel (pienso en tazas, carteles de madera...). Y no son demasiado caros. ¿El precio? Por Internet encuentras packs de 8 colores por entre 7 y 14 euros.

Otra gran marca de materiales de Bellas Artes, Faber-Castell, tiene también muchos rotuladores aptos para el handlettering. De punta fina, con punta de fibra (los clásicos rotus de colores), metalizados... Los Faber-Castell Pitt Artist Pens están pensados para para diseñadores gráficos y artistas. Ofrecen cinco grosores de trazo: superfino (S), fino (F), medio (M), punta de pincel (B) y punta biselada (C). Con una tinta altamente resistente a la acción de la luz y el agua, son perfectos para bocetos, estudios y dibujos a tinta china.


VALORACIÓN: Entre tanta variedad, hay que saber qué producto buscamos para caligrafía. Los Artist Pen con punta B son los más adecuados. Aunque personalmente me gustan más otros rotuladores con punta tipo pincel. Otro inconveniente, que vienen en packs de 6 colores predeterminados por temática. Aunque también puedes encontrar una caja con 48 colores (entre 80 y 90 euros en Amazon).

En la anterior foto también podéis ver un ZIG Art & Graphic Twin, de Kuretake. Tiene dos puntas, una fina rígida (0'8 mm) de trazo uniforme y la otra, de goma flexible con efecto pincel para crear trazos finos y gruesos, parecida a la del Copic Sketch. 


VALORACIÓN: El principal atractivo, que hay unos 80 colores para elegir. Son acuarelables y van muy bien para "rellenar" y colorear. También se pueden usar sobre sellos para estampar. Para lettering, hay que aprender a controlar esa punta tan blandita, pero los resultados son vistosos.

En este mismo rango de rotuladores acuarelables están los Distress Markers. También con una doble punta, una de ellas fina y la otra, tipo pincel. Disponible en los mismos colores que las tintas de la marca. Puede usarse para entintar sellos, como el Tombow Dual y el Zig.


VALORACIÓN: Muy bien valorados para crear fondos, hacer degradados de color y usar con sellos de estampar. No los recomendamos para el lettering, ya que la punta pincel es poco rígida y tiende a deformarse.

Pasamos a los rotuladores-pincel (verdadero pincel, no de punta de fieltro). 
Los Pentel art brush tienen una auténtica punta con cerdas de plástico y un depósito cargado con la tinta (negra o de color) para el que venden recambios. El trazo más rudo del pincel permite jugar con texturas, aunque primero hay que controlar el flujo de tinta. 


VALORACIÓN: La principal ventaja es ser recargable y ofrecer una cierta gama de colores. Su grosor dificulta un poco hacer letras pequeñas.

Existe una alternativa más barata y que te permite cambiar de color cuantas veces quieras, los pinceles de agua (aqua brush o water brush). Aunque los más conocidos son los Pentel Aquash, los hay de otras marcas, como Koi, ZIG, Staedler, Kuretake Phys, Royal & Langnickel o Derwent. Los hay en diferentes gruesos (fino, medio y ancho).


Puedes cargarlos con agua y jugar con acuarelas, guache diluído... o llenar el depósito directamente con tinta o con acuarela líquida (anilina), como en la imagen. En ese caso, tenemos nuestro "Pentel casero". Eso sí, para cambiar el color hay que limpiar bien, desmontando la parte del pincel y los filtros (¡fijaos bien para colocar de nuevo las piezas luego!).


El tercer rotulador-pincel que hemos probado es el Pentel Pocket Brush. Es un pincel con cuerpo y capuchón como de pluma estilográfica. Con cerdas sintéticas muy resistentes que conservan su forma y proporcionan un trazo más bien grueso. La tinta es permanente, resistente al agua y la decoloración (y no se va de la ropa... ¡atención!).


VALORACIÓN: Recomendado para caligrafía asiática, bocetos y hasta manga, por su tinta de alta calidad. Lo mejor, que es transportable con seguridad y recargable (venden cartuchos de recambio). Hay que pillarle el punto al pincel, pero cuando lo consigues es genial.

Además de todo lo visto hasta ahora, en el mercado hay más opciones que nos permiten jugar para dibujar letras. Como el Kuretake Zig Letter Pen Cocoiro. ¡Cuidado al comprarlos! Venden el cuerpo del rotulador sin carga de tinta ni punta, que hay que comprar aparte. Eso sí, puedes buscar la combinación que más te guste. Las carcasas vienen en 16 colores diferentes. Los recambios, con cuatro puntas: pincel súperfino, pincel normal, rollerball y lettering súper-fino. El material flexible permite jugar con presión y velocidad. 


VALORACIÓN: Más pensados para escribir con normalidad que para hacer lettering, están recomendados para caracteres chinos y japoneses.

Los rotuladores de punta fina que vimos AQUÍ y los rotuladores de gel son otras opciones, sobre todo para jugar con un lettering en colores. Aunque en los de gel la punta es acabada en una bolita (como muchos bolígrafos), con la técnica de la "falsa caligrafía" podemos conseguir letras en cursiva caligráfica. Los hay en tonos pastel, metalizados, fluorescentes y hasta con purpurina.


Uno de los que más uso es el blanco, porque es genial sobre papeles oscuros o sobre el "craft" (color cartón de toda la vida, como el de estas etiquetas). Rotus de gel los hay de mil marcas: Carioca, Edding... Me gustan especialmente los Uni-ball Signo por la calidad de su tinta y su fluidez de trazo (por la fórmula viscosa de la tinta). La marca tiene diferentes rotuladores bajo este nombre, con puntas desde 0'28 mm a 1 mm.



VALORACIÓN: Lo mejor son sus colores vibrantes y su fluidez de trazo. El único "pero" es que son de secado lento y hay que tener cuidado para no emborronar una pieza acabada. Lo peor, al menos con los Uni-ball, es que con tanta variedad de puntas y colores no sabes con cuál quedarte.

La lista podría seguir y seguir... pero creo que cumplimos lo prometido y tenéis una guía con casi todos los rotuladores para lettering. Os podéis hacer una idea de la variedad de rotus que se encuentran en el mercado para probar, practicar y seguir experimentando en esto de dibujar letras. Para todo lo que queráis probar hay una herramienta, seguro.


6 comentarios:

  1. Esta genial la información del post! Pero me hubiera gustado que pusieras los precios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mari Fe, perdona que no te hayamos respondido antes... ¡que desastre!
      No hemos puesto precios porque varían bastante de una tienda a otra y no queremos hacer publicidad de un sitio en concreto. De todas formas esperamos que te haya sido útil la información! Un saludo!

      Eliminar
  2. Un post tremendo, gracias por toda la info!

    ResponderEliminar
  3. Excelente artículo. Estoy recién iniciándome en el tema. Saludos desde Chile.

    ResponderEliminar
  4. Hola, buenas tardes. No sé si conoces los Edding 1340, tienen punta pincel y la verdad es que hace mucho los estoy queriendo para lettering, al menos para empezar... Mi pregunta es si sirven, porque la verdad, estuve buscando recomendaciones y en ningún blog o vídeo los nombran, y yo no sé si es porque son malos o porque no los conocen o no han llegado a probarlos. Desde ya, muchísimas gracias por la atención :).

    ResponderEliminar